dijous, 2 de febrer de 2017

33º Marxa de Sant Pau



Diumenge 29 de Gener 2017, una altre edició de la  marxa de Sant Pau, (Sant Pol de Mar) tot i que físicament estic molt tocat,  hi volia participar-hi, tenint molt clar que no podria competir, i en prou feines fer la marxa corrents dignament. Però al final vaig poder córrer i acabar-la, això si, amb molt de    patiment i dolors, especialment en el genoll dret, que no acaba de curar-se. Al final 16 quilòmetres per zona de muntanya molt xula i bastant dura amb fortes pujades i baixades, amb un temps de 1 hora 39 minuts segons el meu garmin foreruner 910.                                                     
           

dimarts, 18 d’octubre de 2016

El que tuvo, RETUVO





El histórico marchador Josep Marín, a Hawaïi tras proclamarse campeón del Ironman Barcelona

A sus 66 años, el atleta de El Prat de Llobregat ha disputado en la localidad de Calella su segunda prueba de triatlón de larga distancia

A sus 66 años, el marchador Josep Marín está viviendo una segunda juventud deportiva. El histórico atleta, subcampeón del mundo en 50km marcha en Helsinki’83 y cuarto en los 20km marcha en Seúl’88, ha dado el paso este año a los triatlones de distancia Ironman, finalizando en segunda posición en la prueba celebrada en Frankfurt (11h43’13”) y campeón de su grupo de edad (65-69 años) en el de Barcelona. En la cita española pudo dar un mordisco de una hora a su marca, cruzando el arco de meta en Calella con 10h40’49”, uno de los mejores registros de la historia entre los atletas de su edad.
Marín se inició en el mundo del triatlón hace dos años, después del fallecimiento de su esposa y acompañando en los entrenos a su hijo Marc. Pero no ha sido hasta este 2016 cuando ha dado el paso de probar la mítica distancia de 3.800m de natación, 180km de ciclismo y una maratón (42,195km) todo seguido. El deportista de El Prat de Llobregat, entrenador además de las olímpicas en Rio 2016 Beatriz Pascual y Raquel González, reconoce que la prueba de Barcelona “me ha salido muy bien. Después de haber tenido un mal día en Frankfurt en el que llovió y hacía frío, me recuperé y quise hacer el de Barcelona. Es una prueba que me permite ocupar el tiempo, con deportes muy variados, y eso me da la posibilidad de hacer grandes cargas de trabajo sin tener problemas musculares ni de lesiones”.




El multimedallista internacional, que también se proclamó campeón en la Copa del Mundo de 1985 disputada en la Isla de Man en 20km y campeón de Europa de 20km en Atenas’82, además de tener cinco top6 en Juegos Olímpicos, acabó muy animado el Ironman Barcelona y cerró su participación con una marca de 3h55’ en la maratón final; un registro para enmarcar.
Nada más acabar la prueba, Marín cogió un vuelo hacia Kona, en Hawaïi, la Meca para todos los amantes de Ironman, que se tienen que ganar su plaza (conocida como ‘slot’) para el Campeonato del Mundo que anualmente se celebra en la Gran Isla. Este año lo ha hecho como acompañante de su hijo Marc. Normalmente solamente los ganadores de grupos de edad tienen asegurada su participación en la prueba hawaiana.
Esta visita previa a la Gran Isla no ha sido únicamente para animar a su hijo, sino que también le ha permitido entrenar ya en algunos de los lugares por los que el día 14 de octubre de 2017 competirá junto a otros deportistas de su edad para luchar por el título de campeón del mundo y ha podido descubrir algunas de las tradiciones ligadas a la prueba. Entre otras cosas para el año que viene ya se ha animado a competir en la Underpants Race, la carrera de 2,5km que los participantes hacen en ropa interior y se celebra el jueves antes del Ironman Kona, y ha asegurado que piensa llevar puestos “unos calzoncillos bien vistosos”.Font informació: laliga4sports.com








Sus 3 horas 40 minutos y 46 segundos del pasado domingo, en Valencia -cuarta mejor marca mundial en 50 kilómetros- así lo demuestran. Es campeón de Europa en 20 kilómetros y subcampeón en 50. Algo histórico. Vive sólo para el atletismo. Está casado con una mujer encantadora, María José, y tiene un hijo rubio y feliz, Marc. Está programado para ganar, hasta el punto de que sus únicos quince días de vacaciones son, como él dice, "activos", ya que los pasó en la nieve practicando esquí de fondo, "porque así varío de ejercicios, rompo la monotonía de los entrenamientos y concluyo de un modo más completo la primera fase de mi preparación".
No lo dice, pero es de los que piensa que esto de la marcha es como hacer el amor. Siempre es espléndido, pero puedes mejorar. Y así, con este criterio, se aisla del mundo, se pone en manos de su entrenador, se despreocupa de sus rivales y define sus objetivos: "El año pasado quería ganar el oro de Atenas y lo conseguí. Ahora sueño con el de Helsinki. Y, en 1984, me volveré loco por el de Los Angeles".Tiene un sencillo ático en El Prat, detrás de La Seda, donde trabaja cuando no se entrena. Mientras María José duda en sacar la ropa de la terraza "porque parece que está a punto de llover", Josep Marín se sienta en una de las sillas del comedor, vestido totalmente con la ropa de entrenar, tocada con los colores de España. Son las nueve de la noche y a esa hora, durante los 365 días del año, esta familia ya duerme. Marc se despide de su padre y se va a la cama. María José despista, aunque siente tentaciones de asistir a la conversación de oyente. Nos rodean trofeos, medallas, copas -algunas cumplen graciosamente la función de florero-, placas y diplomas. No hay duda, es la casa de un campeón.

No fuma, no bebe, no tiene televisión y uno duda que tenga otra ropa en su armario que no sea la de entrenar y correr. Hace seis años que no va al cine. Miento. "El año pasado, en agosto, cuando estábamos en México Distrito Federal, realizando el tradicional stage de altura, no pude resistir la tentación de ir al cine. Me habían hablado tanto de esa película, que compré una entrada y entré a ver Carros de fuego. Sensacional, extraordinario, cualquier atleta de alta categoría logra identificarse con algunos de sus personajes".Él, por supuesto, con el ganador. Y su entrenador, Joaquín Lamora, con aquel gracioso gordito, que no se atreve a presenciar el triunfo de su pupilo en unos Juegos Olímpicos y celebra su medalla, en la habitación de un hotel junto al estadio, atravesando de un puñetazo su precioso canotiere.

"Me levanto a las 5.15"

"Me levanto a las 5.15 horas", cuenta el atleta, "De 6 a 9 realizo mi primer entrenamiento. De 9 a 9.30, desayuno. De 9.30 a 17.30, con un corto intervalo para comer, trabajo en La Seda. De 17.30 a 21.00 vuelvo a entrenarme. Ceno y a las nueve estoy durmiendo". Lo cuenta como si fuera un horario normal, común.Este marchador, campeón de casi todo, cree, como muchos otros, que compartir el deporte de alta categoría con los estudios o el trabajo es una utopía. "Mi caso es atípico. Yo no compagino mi trabajo con el deporte. Estoy todo el día dedicado al atletismo, lo que ocurre es que mi empresa me ofrece grandes facilidades para poder entrenarme y competir cuando quiera. Sería tonto, por mi parte, cerrarme las puertas del futuro. Trabajo en unas condiciones especiales -gano menos y, por supuesto, no cobro lo que no trabajo-, pero lo hago pensando en el futuro".
Tiene su teoría en torno a los éxitos del atletismo español: "Pensábamos que éramos una raza inferior. Los primeros triunfos de la marcha nos demostraron que éramos como los demás. El resto de atletas pensaron que si los marchadores lo habían logrado, ellos también podían conseguirlo. No éramos inferiores, simplemente no poníamos lo mismo que ellos o no contábamos con las mismas oportunidades". Los atletas empezaron a echar el resto y, la Federación, el dinero y las oportunidades
Marín también tiene una teoría en torno a esto: "Se está cuidando la elite de una forma casi perfecta Pero sólo la elite. Es un problemas de dinero. Antes, el ridículo presupuesto de la Federación se repartía entre clubes, promoción, federaciones y elite. Nadie tenía nada La Federación pensó que la única forma de lograr más dinero para el atletismo, era ofrecer medallas. Y empezó a proteger, a financiar a la elite. Los clubes y la promoción están, ahora, abandonados. El futuro es complicado. Existe un movimiento para intentar que la Federación se cuide únicamente de la elite y el atletismo entre a formar parte de la vida de los ciudadanos, dependiendo del Estado".

Así es un marchador

Marín se siente orgulloso de haber sacado a la marcha del gueto. Antes, al que no servía para correr lo enviaban a hacer marcha, "ahora hay muchos que no sirven para hacer marcha y deben consolarse haciendo otra especialidad". Tiene explicaciones para todo.Cuando le preguntas sobre las condiciones del marchador expone: "Tres: psíquicas, físicas y técnicas. Las condiciones psíquicas son más importantes que las físicas. Hay que tener en cuenta que esta es una especialidad donde debes entrenarte durante muchas horas haciendo 250 kilómetros semanales. Yo, por ejemplo, a, esas horas semanales, añado cinco horas por la mañana del sábado y otras tantas el domingo. Hay que tener gran voluntad y ser consciente de que es un sacrificio muy grande. Las condiciones físicas son muy importantes. Dicen que el velocista nace. El marchador puede hacerse. A partir de pocas facultades podemos crear un marchador. Nuestra característica fundamental, en el aspecto físico, es la misma que la del maratoniano, la dureza. En cuanto a la técnica, la marcha también tiene peculiaridad. El entrenador debe estar siempre a tu lado. Tu técnica ha de mejorar cada día y para ello necesitas el control de tu entrenador".
Los 20 kilómetros -su gran prueba- duran casi hora y media. Los 50 -la gran prueba de Llopart-, cuatro horas. ¿Qué imágenes pasan durante todo ese tiempo por la mente del marchador?: "Muy pocas. Nuestras carreras, vistas desde el exterior, son muy largas, pero para el que las corre son muy cortas, cortísimas. Sólo piensas en concentrarte. Intentas mantener durante la prueba una misma idea, pensar en el final, en la carrera, en ganar". Ganar para que después determinada prensa te subvalore. Como le paso a Marín, no hace muchas semanas, cuando un amigo le mostró el tebeo -así llama Marín a uno de los periódicos deportivos barceloneses- y, en una de sus páginas, aparecía una gran foto de Llopart y un aparatoso titular "Llopart, segundo". Debajo, en letras casi minusculas "Marín ganó el trofeo... ".

El fin de una amistad

Ya hemos llegado a Jordi Llopart. Eran grandes amigos, tanto que Llopart es el padrino de boda de Marín. Ahora, ni se hablan. "Las relaciones se han ido enfriando hasta acabarse. Hubo un tiempo en el que entrenábamos juntos. No han habido choques violentos, no. Ahora cada uno sigue su camino, muy diferentes. El vive en Canet, yo en El Prat. El corre los 50, yo los 20". Lo que le sabe mal a Marín es la falta de información que existe sobre su carrera. "La gente no sabe que cuando Llopart empezó, yo ya era campeón de España y llevaba un montón de años arrastrándome por las carreteras, haciendo marcha".Quiere salir al paso de ese rumor que existe en torno a su abandono, el pasado verano, de la concentración de México por enfrentamientos con Llopart: "Eso no es cierto. El año pasado yo cambié mi método de preparación. Los años anteriores había hecho lo que todo el mundo. Prepararme antes de la competición a gran altura, bajar cinco días antes a nivel del mar y competir. No me había dado resultado. Y cambié. Fui a México, pero baje un mes antes, me preparé en Sant Celoni, al nivel del mar, y gané en Atenas. Me pudo salir mal, pero triunfé. Fue por eso que yo abandoné el stage antes que Llopart". Ahora, cuando le arranca siete minutos a Llopart en Valencia, en el campeonato de España de 50 kilómetros, ha oído que Jordi le acusaba de llevar una preparación demasiado avanzada para los momentos actuales. "Eso es lo que no soporto. Que se meta con mi preparación, porque él no tiene ni idea de lo que yo hago. Yo jamás he criticado sus sistemas. Cada uno se prepara como cree que es la mejor forma".
También le han dicho -hay gente mala- que Llopart comentó, tras la carrera, que el objetivo de Marín era ganar el campeonato de España de 50 kilómetros: "Yo, que soy campeón de Europa, deposito toda mi preparación en conquistar el campeonato de España. De risa. Este año quiero ganar el Campeonato del mundo de Helsinki, lo que ocurre es que el final de mi período de máximo entrenamiento coincide anualmente con la celebración del campeonato de España de 50 kilómetros y siempre lo corro. Después empiezo a aumentar la velocidad para los 20 kilórnetros".
María José ha decidido dejar la ropa tendida. Marc lleva rato soñando con ser un gran campeón. "Si quieres", termina diciendo simpáticamente Marín, "puedes leer los periódicos del pasado mes de marzo, cuando también gané, en Zaragoza, el campeonato de España de 50 kilómetros. Aquel día, Llopart ya dijo lo mismo que el pasado domingo, en Valencia".
 (Diari el Pais, 20 marc 1983)


altres enllaços
www.soycobarde.com/2013/08/recordamos-josep-marin-comenzaba-la.html








Ironman Hawai (Kona), la meca del triatlon

dimecres, 2 de setembre de 2015

Tocant el cel, per la porta de servei.

Diumenge 30 agost, 125 quilòmetres bike road. Pineda-Turó de l´Home-Pineda

Feia temps que volia pujar un altre cop fins el turó de l´home,lloc màgic i molt bonic.  Tot i que la mitja no ha sigut gaire ràpida, anem sumant poc a poc per anar agafant la forma (per competir) que tant i tant  costa.
Aquest any m´agradaria fer un altre cop la Marató de Barcelona, (l´ultima marató feta, l´any 2009 dins la triatlo de llarga distància de Calella,) tot dependrà de com respon la maleida pulbagia, que no en deixa entrenar regularment, i molt menys en deixa fer entrenaments de qualitat..

dijous, 13 d’agost de 2015

aire fresc, Sir Sebastian Coe












El ex atleta británico Sebastian Coe, doble campeón olímpico de 1.500 metros, fue elegido presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) en el congreso de la organización celebrado en Pekín, mientras que el español José María Odriozola fue elegido tesorero.
Coe recibió 115 de los 207 votos de los representantes de las federaciones asociadas a la IAAF, mientras que su rival en la elección, el también exatleta ucraniano Sergey Bubka, recibió 92 votos.
Con 58 años, la leyenda del atletismo británico, doble campeón olímpico en Moscú 80 y Los Ángeles 84, asumirá a partir del 31 de agosto la presidencia de la federación sustituyendo al antiguo saltador de longitud senegalés Lamine Diack.
Coe, que actualmente preside la Asociación Olímpica Británica (AOB) y ocupa una de las vicepresidencias de la IAAF, tiene una amplia experiencia organizativa, ya que también fue presidente del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.
El antiguo mediofondista británico se hace con las riendas del atletismo mundial en un momento en el que la imagen del deporte ha quedado debilitada por los recientes escándalos de dopaje revelados por la televisión alemana ARD y el diario británico Sunday Times.
Entre las promesas electorales de Coe figura, de hecho, avanzar hacia la creación de una agencia antidopaje independiente. El ex atleta británico también anunció este lunes que, en caso de ser elegido, planeaba aumentar hasta los 200.000 dólares (el doble de la cantidad actual) los fondos que el Comité Olímpico Internacional aporta a cada una de las 214 federaciones nacionales de atletismo para un periodo de 4 años. Coe proclamó, asimismo, su intención de reformar el calendario de las principales competiciones atléticas mundiales para hacerlo "más armonizado", y mejorar las comunicaciones entre la IAAF y las federaciones nacionales.
Tanto Coe como Bubka, el otro aspirante a la presidencia de la IAAF, son dos leyendas vivas del atletismo con una dilatada trayectoria en los despachos, por lo que a priori no había un favorito claro en la elección. Sin embargo, el éxito del británico como organizador de los JJOO, sumado a su mayor carisma mediático, han acabado inclinando la balanza a su favor.
Odriozola, nuevo tesorero
José María Odriozola, presidente de la federación española desde 1989, superó en la votación al singapurense Fei Tang Weng y a Geoffrey Gardner, de la Isla Norfolk. El español de 76 años fue el más votado en el primer turno, pero los 85 apoyos que recibió no fueron suficientes para una necesaria mayoría absoluta. En la segunda votación, que no requería una mayoría absoluta, Odriozola se impuso con 102 votos, por 68 de Tang Weng y 39 de Gardner. Odriozola fue miembro de la comisión médica de la IAAF entre 1987 y 1995 y desde 1999 forma parte del congreso del organismo. El español sucederá en el cargo al ruso Valentin Balajnichev, que a comienzos de 2015 dejó su puesto tanto en la IAAF como en la federación de su país -donde era presidente- después de que un documental de la cadena alemana ARD acusara al deporte ruso, y al atletismo en particular, de doping sistemático, análisis positivos escondidos, sobornos y corrupción.
Coe, sexto presidente de la historia
Sebastian Coe se convirtió en el sexto presidente de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF). La IAAF sólo tuvo seis presidentes desde su fundación en 1912, hace más de un siglo:
Periodo Nombre País
 1912-1946 Sigfrid Suecia Edstrom
 1946-1976 Lord Burghley Reino Unido
 1976-1981 Adriaan Paulen Holanda
 1981-1999 Primo Nebiolo Italia
 1999-2015 Lamine Diack Senegal
 2015-____ Sebastian Coe Reino Unido


(font informació marca.es)

dijous, 30 de juliol de 2015

Jordi Llopart, 35 anys de la primera medalla olimpica








Avui es compleix 35 anys de la primera medalla olimpica de l´atletisme espanyol,

Tenía que ser la marcha, la especialidad atlética que más éxitos ha dado al atletismo español, la que diera la primera medalla olímpica de nuestra historia. Ocurrió en 1980 en Moscú. Cuando eran las 20.51 del 30 de julio y una temperatura rondando los 30 grados en el Estadio Lenin, el marchador español Jorge Llopart Ribas cruzaba la meta en segunda posición en la prueba de 50 kilómetros marcha. Su tiempo 3h51:25 y por delante solo el alemán oriental Hartwig Gauder. Llopart, con un marchar elegante y fluido llegaba a meta y entraba en la historia olímpica al convertirse en el primer atleta español que lograba este enorme éxito. Para el marchador catalán, que se mantuvo siempre en cabeza y que nunca vio peligrar la medalla, no era nuevo un gran podio; dos años antes, en el Campeonato de Europa de Praga, se había colgado el oro en la misma distancia, abriendo entonces una nueva etapa en la historia del atletismo español y de la marcha española en particular.
Jorge Llopart nació en El Prat de Llobregat el 5.5.1952 y llegó a ser 45 veces internacional absoluto. Bajo las ordenes de su entrenador, su padre Moisés Llopart y Aguilera, disputó tres Juegos Olímpicos: Moscú'80 (2º en 50km); Los Ángeles 84 (7º en 50km) y Seul'88 (13º en 50km). Además acumula tres Campeonatos del Mundo (1983, 1987 y 1991) y cuatro Campeonatos de Europa (1978, 1982, 1986 y 1990). En total llegó a poseer cuatro récords de España de 50km marcha, siendo una de ellas (3h50.02.8 en Reus en 1979) plusmarca europea.
Hoy en día, a sus 56 años, continua practicando la marcha y compitiendo con cierta asiduidad en la categoría de veteranos.
Así lo vivió el protagonista
"Hay que reconocer que la gente ha respondido perfectamente a tan magno acontecimiento. Enseguida que se dio la salida el bullicio se convirtió en auténtico estrépito. Los grupitos se formaron inmeditamente y así empezó el largo calvario. Gauder, el alemán oriental que se alzó con la victoria, rápidamente tomó uno de los lugares de preferencia pero yo, a sabiendas de que aun faltaba un largo trecho, no quise aventurarme a forzar mi ritmo. De hecho, uno de los consejos que más me repitió mi padre es que yo fuese siempre a mi carrera. Así lo hice y la verdad es que me dio un gran resultado. Al paso del 20 km. marqué un crono de 1h29:35.0 y a los 30 km de 2h16:23.0. Fue al llegar al límite de los 40 kms, cuando me di cuenta que el alemán me llevaba demasiada ventaja (1'30") y a pesar de que forcé el ritmo al máximo ya no tuve el tiempo necesario de recuperar el trecho perdido. Asi, poco más o menos, fue la prueba."
Publicado en la revista "Atletas" - Agosto-Septiembre 1980
Article copiat del blog de atletismo

dissabte, 8 de novembre de 2014

Laurent Fignon. Ëramos Jóvenes e inconscientes.


 Llibre brutal, arribant a les seves ultimes pàgines.

Con 23 años había ganado dos veces el Tour de Francia, Con 24, una grave lesión estuvo a punto de acabar con su carrera. Con 25, se había convertido en patrón de su propio equipo. Con 28, padeció la que quizá sea la derrota ,más dolorosa de la historia del deporte.. Laurent Fignon, nació deprisa, creció a todo correr y quemó etapas en su trayectoria deportiva a marchas forzadas. Por desgracia, en su desaparición intempestiva parece haber seguido el guión.

Este Espíritu de "Caballo Loco", como él mismo lo define, impregna de principio a fin sus memorias, escritas con la vehemencia, el arrojo y el desparpajo de quien no tiene pelos en la lengua y no teme herir algunas sensibilidades a cambio de llamar las cosas por su nombre. Fignon repasa sus vivencias a galope tendido, disparando con bala y dejando tras de sí una estela de aires de los 80, cuando una generación de ciclistas impertinentes encabezada por un rubio parisino y gafotas barrió a la vieja guardia de los Hinault, Van Impe, Zoetemelk y Moser. Una generación que a su vez sucumbió, sin apenas haber gozado de los laureles, ante el empuje de una nueva época, de la que Fignon nos deja un retrato más bien amargo.

(Contra portada del llibre Cultura Ciclista, Laurent Fignon, Ëramos jóvenes e inconcientes)




Portada del llibre.










Tour de france 1989

Tour de france 1989.

Perdió el Tour por 8 segundos en su Ciudad,  Paris, en una etapa contrareloj, nunca más el tour a realitzado  en la ultima etapa una contrareloj.

 " Yo le conozco¡¡¡ ¡ Usted es el que Perdió el
Tour de Francia por ocho segundos¡¡¡, NO, señor, yo
soy el que ganó dos Tours".
(capitol 1 del llibre página 13)


es.wikipedia.org/wiki/Laurent_Fignon